Memoria y estudio

Estándar

Desde un punto de vista genérico, la memoria es lo que nos permite fijar, conservar y reproducir las imágenes de objetos, pensamientos o sentimientos sin necesidad de que estén presentes.

La memoria se manifiesta en tres fases:

  1. Registrar o fijar un recuerdo.
  2. Retener u organizar el recuerdo.
  3. Recuperar el recuerdo.

Según la duración del recuerdo podemos distinguir la memoria a corto plazo y a largo plazo. Esta última es la más importante para el estudiante, y ha de quedar claro que para pasar de la primera a la segunda es fundamental la atención y el tiempo que dediquemos (una consolidación mínima requiere de 5 a 10 minutos).

Existen varios procedimientos para que se realice este paso:

  • Automáticamente si la información es de interés.
  • Por medio de la repetición.
  • Elaborando la información de forma lógica y significativa.

Dejando de lado el primero de los procedimientos (ya que no requiere trabajo alguno), y según la forma de asimilar lo que se estudia la memoria se puede clasificar en:

  • Mecánica (por medio de la repetición)
  • Significativa (asimila el material y lo organiza dentro de una estructura o marco de referencia).

Cuando se estudia algo por primera vez se utiliza más la memoria mecánica y conforme nos vamos familiarizando con el tema recurrimos más a la significativa.

Podemos fomentar el uso de la memoria significativa si se prepara el material para que los elementos sueltos se unan en grupos lógicos por medio de la asociación de ideas. Algunas técnicas para ello son:

  • Organizar el material de forma que tengan alguna relación entre ellos, que tengan sentido y que se integren en un todo lógico.
  • Agrupar los elementos de manera que formen historietas o comics que nos vayan llevando de una viñeta a otra.
  • El emplear la rima o el ritmo al memorizar (las tablas de multiplicar que aprendimos de niños).

Los comentarios están cerrados.